Cronistas de lo obvio – versión seria

Paradojas irresueltas

La socialdemocracia brasileña decidió fortalecer la campaña electoral en el noreste del país, la zona más pobre y donde Lula tiene su mayor porción de popularidad. La estrategia desplegada por José Serra de presentarse como el adalid del combate contra la pobreza reveló una de las grandes paradojas de la derecha en la región.  El discurso del porvenir económico basado en la pujanza privada, fuente de legitimación de la derecha, fue literalmente anulado por los gobiernos de izquierda regionales (centro izquierda, izquierda moderada, capitalismo social, neokeynesianismo; cada país tiene su propia izquierda), que rompen récords de crecimiento en medio de una de las peores crisis de la historia. Ante ese inconveniente, la derecha dirigió su energía discursiva a la paradoja de la propia izquierda: la pobreza. Lo hizo Sebastián Piñera en Chile, Luis Lacalle en Uruguay, Keiko Fujimori en Perú y, ahora, Serra en Brasil. De este modo, la mecánica contradictoria se cierra incluso de un modo cómico: la izquierda promete prosperidad económica y la derecha, justicia social. La izquierda seduce a las clases medias y, la derecha, a las bajas. Ahora bien, los resultados en la gestión demostraron que las izquierdas lograron progreso económico y una importante reducción de la pobreza. Es cierto que en buena medida el progreso se debió a la coyuntura favorable y que la pobreza disminuyó debido a ese mismo fenómeno económico, y no tanto por políticas concretas (al margen de los índices de pobreza, la distribución de la riqueza no registró avances considerables y ratifica a América latina como la región más desigual del mundo), pero los resultados están, igualmente, a la vista. La derecha, por el contrario, carga con la pesada mochila de la debacle neoliberal noventosa y, al margen de las promesas vacías a los sectores más cadenciados, aún no pudo resolver esa cuestión: ¿cómo estructurar un discurso creíble cuando la esencia de las propuestas es la misma que llevaron a la región a la debacle?La respuesta está a la vista: la derecha debe abandonar los principios neoliberales y entreguistas, y la obediencia debida al Dios mercado, para configurar un proyecto que le permita recuperar legitimidad. Independientemente de las preferencias partidarias e ideológicas, la necesidad de una derecha seria acucia a una región que pugna por su independencia y que podría sufrir serias consecuencias debido a la lógica alternancia democrática.

Anuncios

octubre 18, 2010 - Posted by | Latinoamérica |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: